quinta-feira, 28 de janeiro de 2021

ESCRITURA CONQUISTADA | Roberto Sosa (Honduras, 1930-2011)

  

HONDURAS EN SU AMBIENTE POÉTICO

 


FM | En entrevista concedida a Edward Hood, te refieres a la poesía como un “instrumento de indagación”, y también como “una concentración química de la realidad”. ¿Quién es el protagonista de tu poética y qué indaga en su relación (“mutante como un río heraclitano”) con la realidad?

 

RS | La poesía indaga a la mutante realidad y su protagonista, en este caso el ser humano, llámese poeta o no, envuelto en el tiempo y el espacio, dos categorías de la materia.

 

FM | Roberto Armijo sitúa en un “ambiente poético todavía presionado por la influencia de Neruda”, el momento en que surges con una poética donde se muestra un “tenaz proceso de busca y depuración”. ¿Es posible evaluar prejuicios en lo tocante a esa excesiva influencia de Neruda en la poesía hispanoamericana? ¿Y cuáles habrían sido tus búsquedas estéticas en medio de aquel ambiente poético?

 

RS | El poeta Roberto Armijo, fallecido en París y sepultado en su país de origen (El Salvador), afirmó que el ambiente poético actual aún está presionado por la influencia de Neruda. Tal presión se refiere a la catarata de poetas que produjo la imitación servil de las fórmulas que utilizó Pablo Neruda, especialmente en su libro 20 poemas de amor y una canción desesperada. Las influencias en mí se pueden localizar en el escritor italiano Giovanni Papini, en Franz Kafka, en Antonio Machado.

 

FM | Tu generación es la misma que la de Roque Dalton (El Salvador) y la de Carlos Martínez Rivas (Nicaragua). ¿Qué coincidencias estéticas compartes con estos poetas y cómo se relacionaban entre sí? ¿Conociste a ambos?

 

RS | No conocí personalmente a Roque Dalton. Conocí y me relacioné con Carlos Martínez Rivas, poeta nacido en Guatemala y nacionalizado en la República de Nicaragua. Que yo sepa, no existen coincidencias estéticas con los eventos delineados por Dalton y Martínez Rivas.

 

FM | Incluyo entre tus contemporáneos al panameño José Guillermo Ros-Zanet. Sin embargo, observo que no se acostumbra situar a Panamá como parte de América Central. Roberto Armijo y Rigoberto Paredes, por ejemplo, cuando prepararon su antología Poesía contemporánea de Centro América (1983), no hacen ni una sola mención de aquel país, lo que me parece un grave error. Independientemente de esto, es curioso observar que el panameño Rogelio Sinán esté entre los poetas de esta parte del continente más atentos a las vanguardias literarias, tanto por la publicación pionera de Onda como por la realización de una novela fascinante como Isla mágica. Me gustaría mucho escuchar tu opinión a este respecto.

 

RS | En efecto, Panamá pertenece fatalmente al istmo centroamericano. En la actualidad, las relaciones políticas, económicas, sociales y culturales nos demuestran que, en Panamá, el pueblo y los artistas se integran al viejo sueño de Francisco Morazán de la unidad ístmica. Rogelio Sinán inició con su libro Onda la vanguardia poética panameña. Esto es un hecho aceptado por nativos y extranjeros. Sinán es la figura revolucionario de la literatura panameña.

 

FM | En otra ocasión dijiste que Honduras es un país de poetas. Observo allí una mayoría abrumadora de voces masculinas, y me parece que Clementina Suárez es una voz femenina prácticamente sola dentro de esa tradición poética. Roberto Armijo destaca “su interés por incorporar a su poesía elementos de la realidad social hondureña”, y compara su importancia con la de la costarricense Eunice Odio. Esta poeta, sin embargo, pertenece a la misma generación de otra mujer, la salvadoreña Claribel Alegría, y tal vez con ella cupiese mejor comparación. Ambas son mucho más jóvenes que Clementina. En términos estéticos, ¿como analizarías la contribución de las tres?

 

RS | Honduras forma parte importante del territorio poético centroamericano. La mayoría de sus voces es masculina. Clementina Suárez constituyó una excepción. Por otro lado, esa poeta fue asesinada en 1991. El asesino todavía está suelto. Armijo destaca en su novela El asma de Leviatán algunos elementos de origen hondureño, ya que su padre nació en Honduras y conoció de cerca los acontecimientos históricos de este país. Eunico Odio, de nacionalidad costarricense, no pertenece a la misma generación de Claribel Alegría, poeta nicaragüense que se autoconsidera salvadoreña. Efectivamente, nacieron después de Clementina Suárez, quien nació a principios del siglo pasado. Clementina Suárez, Eunice Odio y Claribel Alegría enfocan la realidad centroamericana a partir de ópticas distintas. Todas ellas impulsadas por sus respectivas realidades, si bien comparten el testimonio, la denuncia y una común ideología política propia de su tiempo y su circunstancia.

 

FM | Me gustaría recordar aquí dos momentos de una entrevista mía con Pablo Antonio Cuadra. En el primero de ellos, conversamos sobre las relaciones entre revolución y poesía, y me dijo lo siguiente: “nuestra revolución se pudo hacer porque iba adelante abriéndole camino una poesía y un canto. Luego la revolución fue desviada alevosamente: de tales desvíos anti-poéticos está llena la prosa de la historia.” En una entrevista tuya a María Antonia Martínez de Fuentes, declaras que “la literatura no hace revoluciones y si las hace es precisamente en el campo literario, pero es coadyuvante de pronto, incluso de lejos, dentro de una reestructuración social”. Pienso también en el grupo guatemalteco Saker-ti. Dentro de ese enfoque de relaciones posibles entre poesía y revolución, ¿cómo buscar paralelos entre Honduras y Nicaragua?

 

RS | Pienso que la literatura no hace revoluciones armadas. Pablo Antonio Cuadra jamás aceptó comprometerse, ni política ni literariamente, con las consecuencias culturales de la revolución sandinista. No existe paralelismo algún entre poesía y revolución, referido a Honduras y Nicaragua. La mayor parte de los enfoques políticos y literarios hechos en Honduras se reduce al testimonio y al ataque contra figuras dictatoriales y corruptas, de orden nacional e internacional. En Nicaragua, la poesía exteriorista, encabeza y propuesta por Ernesto Cardenal, reflejó una cerrada defensa de los principios que sustentaron los gobernantes nicaragüenses (los nueve comandantes del FSLN).

 

FM | Un segundo momento de mi entrevista con Cuadra trata de Rubén Darío. Se observa que Darío, al mismo tiempo en que se situaba como “el último gran renacentista americano”, era el responsable de colocar “una carga de dinamita de ‘estética acrática’ –de rebelión contra la anquilosis mental, contra el cliché verbal y el ‘molde único’–, carga que revienta el dique y abre nuevas libertades: la inundación de todas las culturas y de todos los cánones de belleza”, según Cuadra. Entre tus lecturas preferidas, mencionas a Kafka, Wilde, Vallejo, Machado, Borges. Y en ningún momento te refieres a Darío. Me gustaría entonces conocer tus consideraciones acerca de la importancia de este poeta.

 

RS | Rubén Darío, sin duda, abrió la primera gran puerta por la cual entró una de las revoluciones literarias más importantes de la literatura iberoamericana. Cantos de vida y esperanza es el texto fundamental de la poética centroamericana. En mis primeras lecturas están los poemas de Rubén Darío, entre otros “Sonatina”, “La marcha triunfal”, “Los motivos del lobo” y “Divagación”, que dice así:

 

¿Los amores exóticos acaso…?

Como rosa de oriente me fascinas:

me deleitan la seda, el oro, el raso.

Gautier adoraba a las princesas chinas.

[…]

¡Oh bello amor de mil genuflexiones:

torres de kaolín, pies imposibles,

tazas de té, tortugas y dragones,

y verdes arrozales apacibles!

[…]

Ámame en chino, en el sonoro chino

de Li-Tai-Pe. Yo igualaré a los sabios

poetas que interpretan el destino;

madrigalizaré juntos a tus labios.

[…]

Diré que eres más bella que la Luna;

que el tesoro del cielo es menos rico

que el tesoro de vela la importuna

caricia de marfil de tu abanico

 

FM | Recientemente estuve con Ernesto Cardenal y él me hablaba de una instancia mito-poética, la relación directa de poeta con su espacio ambiental, algo esencial para la poesía en cualquier lugar del mundo. Tú mismo te declaras “plenamente identificado con la sociedad hondureña”. Cardenal comentaba una mala influencia del Surrealismo, cuya presencia en la América hispana habría bloqueado esa relación mito-poética. Particularmente no creo en esto, y veo que hay una pulsación inestimable en aspectos estéticos que aproximan el Surrealismo a la Beat Generation (y se podría decir en Pound o en las improvisaciones jazzísticas), que atienden a la importancia de esa identificación intrínseca con lo particular y lo social. ¿Qué piensas sobre esto?

 

RS | No creo que la poesía, el acto creador, pueda llegar a ser bloqueada por nada ni por nadie. La realidad, observada o meditada, es susceptible de ser poetizada: desde un ratón hasta una niña de cinco años revolviendo un basural; existen numerosos ejemplos registrados a lo largo del quehacer poético mundial. Los límites únicamente son levantados por la presunción y la ceguera. Si me declaro plenamente identificado con la sociedad hondureña es por la simple razón de que mi visión del mundo parte de este territorio. Por otro lado, las técnicas prestadas o asimiladas del Surrealismo o a la generación Beat o de Pound, no son más que factores técnicos al servicio de la búsqueda de la realidad expresada en términos artísticos, válidos, trascendentes.

 

FM | Has dicho que “el instinto es un elemento absolutamente válido para poder entender mejor las relaciones de la realidad artesificada con lo que tienes enfrente”. Como sé que eres un poeta profundamente apasionado por la lectura, no creo que sea de todo impertinente preguntar cómo observas la relación entre instinto y creación poética en los últimos tiempos.

 

RS | He afirmado que el instinto es un elemento absolutamente válido para entender la realidad artesificada. Esto, porque ningún reflejo animal posee la rapidez del instinto. Su equivalente modificado es la intuición, en íntima relación con el ángel. Hablo del poeta como ángel. La poesía de los últimos tiempos tiende a desangelarse.

 

FM | Por último, recurro una vez más a una declaración tuya: “Creo que este país no tiene esperanza”. ¿En qué exactamente radica la falta de esperanza de un país? Los brasileños, por ejemplo, jamás conseguimos percibir al Brasil como una nación, como una entidad de cualquier orden. Encarnas a Honduras como si tú mismo fueses Honduras, lo que raramente un brasileño expresaría. ¿Quién no tiene esperaza? ¿Honduras o Roberto Sosa?

 

RS | Sostengo que mi país no tiene esperanza. Lo he dicho engrosa y en verso, de hecho y de palabra. Ni Honduras ni yo tenemos esperanza. Este vergonzoso esquema sociopolítico y cultural se basa en que Honduras no es una nación con identidad; depende política y económicamente de la nación más poderosa de la Tierra. Inclusive está ocupada militarmente por tiempo indefinido.

 


*****

Escritura Conquistada – Poesía Hispanoamericana reúne ensayos, entrevistas, encuestas y prólogos de libros firmados por Floriano Martins, además de muestra parcial de su correspondencia pasiva.

*****



*****

 


 


 





 


 


 





 


 


 



 


 - Escritura Conquistada - Poesía Hispanoamericana -

Floriano Martins

ARC Edições | Agulha Revista de Cultura

Fortaleza CE Brasil 2021



Nenhum comentário:

Postar um comentário