quarta-feira, 27 de janeiro de 2021

ESCRITURA CONQUISTADA | Francisco Madariaga (Argentina, 1927-2000)

  

“SOY SÓLO UN PEÓN DEL PLANETA”

 


FM | Conocimiento del mundo, ordenamiento del espíritu (“soy aquel que posee los deseos del celo de la tierra”), experiencia de la experiencia, duelo con lo indecible, caudal de evocaciones… ¿De qué nos habla la poesía?

 

FM | La poesía eclosiona desde el fondo solar del poeta y se proyecta directamente en las pantallas de la conciencia y en el corazón de los hombres. No recoge impurezas en su camino, como la prosa; todo sale por entero y a un mismo tiempo en la imagen, inclusive la historia.

 

FM | Si pensamos en nombres tan distantes entre sí como Leopoldo Marechal, Jorge Luis Borges, Oliverio Girondo, Leopoldo Lugones, ¿tendríamos allí algunas de tus influencias?

 

FM | Conocí y fui muy amigo de Oliverio Girondo, el mayor poeta de este país y uno de los enormes poetas latinoamericanos. No creo haber tenido ninguna influencia de él, y mucho menos de Marechal, Lugones y Borges… Los poetas de todos los tiempos, desde Hesíodo, se mezclaron con mi naturaleza y los hombres pánicos de Corrientes. Yo soy sólo un peón del planeta.

 

FM | Corrientes es el punto de partida de tu poesía. Como dijo Juan Antonio Vasco, en el prólogo de una antología tuya publicada en Venezuela, en 1983, convertiste a Corrientes en el “centro de tu propia universalidad auténtica”. ¿Te parece posible pensar el poema como creación de la comunidad, fusión entre la realidad y el imaginario de una colectividad? ¿Crees haber realizado esa fusión?

 

FM | Corrientes es un cosmos, cualquier otra palabra sobre esto tendrá que buscarse en mis poemas, si de mí se trata.

 

FM | ¿Qué significó, en el cuadro general de tu obra, tu paso por el Surrealismo? ¿Hasta qué punto el Surrealismo –a pesar de que el grupo formado por Pellerini tuvo un carácter precursor en toda la extensión del idioma– alteró el escenario de la poesía argentina?

 

FM | La gran tentativa de libertad, amor, purificación y rebeldía del Surrealismo, su gran salto al amor (y por amor), dejaron, sí, muchas huellas en mí. Fui un aliado leal del Surrealismo que, ya lo sabemos, en América se encuentra en estado natural. La escritura automática me fue ordenada por las almas y las hadas de Corrientes. Y repito: fui sólo el peón del planeta ante esas órdenes. Aldo Pellegrini, no se puede olvidar, hizo muchísimo por la verdadera poesía en América Latina.

 

FM | Este fragmento es de un ensayo de Octavio Paz sobre Castañeda: “Las drogas, las prácticas ascéticas y los ejercicios de meditación no son fines, sino medios. Si el medio se transforma en fin, se convierte en agente de destrucción. El resultado no es la liberación interior, sino la esclavitud, la locura y no la sabiduría, la degradación y no la visión. Esto es lo que ha ocurrido en los últimos años. Las drogas alucinógenas se han vuelto potencias destructivas porque han sido arrancadas de su contexto teológico y ritual.” ¿Qué piensas a este respecto? ¿Alguna vez recurriste a las drogas durante la composición de tus poemas?

 

FM | Estoy de acuerdo con el fragmento de Paz sobre las drogas. Las únicas drogas que he conocido son las que exhalan los grandes ríos, pantanos, lagunas y palmerales de Corrientes, vapores con olor a serpientes y saurios y caballos.

 

FM | En tu libro Resplandor de mis bárbaras (1985) hay una cita de Baudelaire: “Dios es el único ser que para reinar no tiene necesidad de existir.” ¿Cuál es tu Dios?

 

FM | Mi Dios es el DIOS RAS… del horizonte, entre el cielo, la tierra y el agua. Sólo a él me encomiendo.

 

FM | ¿Tuviste algún contacto con la poesía de Jacobo Fijman? ¿Lo conociste personalmente? ¿Podrías hablarnos de él, de hasta qué punto se le habría tratado injustamente dentro del panorama general de la poesía argentina? (Pienso, también, en el caso de Juan L. Ortiz.)

 

FM | Conozco la obra de Fijman. Es válida su inserción en el panorama poético argentino. En cuanto a Juan L. Ortiz, fue un grande y un verdadero poeta. También fui su amigo.

 

FM | Mario Benedetti declaró cierta vez que las dictaduras instaladas a lo largo del continente americano fueron el factor determinante de nuestro aislamiento cultural. ¿Concuerdas con él o acaso serían otras las razones de ese aislamiento (que aun hoy persiste)?

 

FM | Tendríamos tal vez que convocar a las almas de Bernardo de Monteagudo, en Argentina, y la de Simón Bolívar. Talvez ellas pudieran darnos definitivamente una luz sobre las causas del aislamiento en general.

 

FM | ¿Podrías hablar sobre la situación de la actual poesía argentina? Pienso en una verdadera avalancha de nombres: Roberto Juarroz, Leónidas Lamborghini, Santiago Perednik, Victor Redondo, Hugo Pedaletti, Arturo Carrera, Nahuel Santana, Néstor Perlongher etc. A tu modo de ver, ¿qué cambios ocurrieron en la poesía argentina después de los vientos fuertes del Surrealismo?

 

FM | Enrique Molina, Edgar Bayley, Olga Orozco, Hugo Gola y otros están en plena y elevada madurez. Estoy de acuerdo en que recuerdes, por ejemplo, a Víctor Redondo y a Arturo Carrera. Yo agregaría otros, como Daniel Freidemberg y Diana Bellessi, y muchos otros jóvenes que andan muy bien, y que son poetas.

 


*****

Escritura Conquistada – Poesía Hispanoamericana reúne ensayos, entrevistas, encuestas y prólogos de libros firmados por Floriano Martins, además de muestra parcial de su correspondencia pasiva.

*****



*****

 


 


 





 


 


 





 


 


 



 


 - Escritura Conquistada - Poesía Hispanoamericana -

Floriano Martins

ARC Edições | Agulha Revista de Cultura

Fortaleza CE Brasil 2021



Nenhum comentário:

Postar um comentário